Nada nuevo bajo el Sol

Manuel Antonio Noriega Moreno conocido como el General Noriega  gobernó a Panamá durante 15 años. Fue el artífice de  una dictadura que sumió al otrora progresista país en una grave crisis económica, política y social. El hambre, las enfermedades de la pobreza, la desesperanza, las muertes imprevistas y ordenadas por sicariato, las torturas y la cárcel para todo aquel que se quejara o reclamara el cumplimiento de sus derechos cundieron en el país…Durante su gestión se originaron importantes carteles de la droga y un importante tráfico de estupefacientes. El mundo conserva sus alocuciones públicas en las que arengaba al pueblo por la lucha de  ideales patrióticos, y un destilar sistemático de guerra y odio por los estados unidos de Norteamérica…Es celebre su texto  “allí más allá de este istmo, vive el enemigo, el origen de los males panameños…  Fue un dictador voraz, inclemente, destructivo, sanguinario que defraudó no solo a su profesión, a la divisa de su ejército a su uniforme, a sus galones de general, dolorosamente traicionó  su origen humilde, al pueblo, a la familia y a los amigos que le recordaban como niño ejemplo que vendió  periódicos para costearse sus estudios de educación primaria.
¿Qué extraño anatema latiga los destinos de gente buena y los troca  en seres despiadados y sin alma? ¿Qué tiene la hojalata fulgurante del circunstancial poder que roba sus sentimientos y sus conceptos de la piedad y el bien? ¿Qué les hace pensar que las demás personas deben obedecer sus caprichos? O  ¿Qué solo sus esposas e hijos tienen derecho a la dulce vida?
Se de  una videoteca que recoge los momentos de la invasión militar de Panamá, el desmantelamiento de las fuerzas militares panameñas, la muerte entre 3000 y 5000 panameños-por supuesto como siempre gente inocente-  el caos económico y social en el país y la posterior rendición y arresto de Noriega…
Hay un severo contraste entre el Noriega militar, autócrata, cuidadosamente uniformado chapado con distinciones y galones dorados, poseído de poder y acunado en docenas de guardaespaldas armados y el Noriega en mezclilla y franela, despeinado, demacrado, sin poder, derrotado, sin guardaespaldas y esposado por  tropa… el camarógrafo fue poco cortes, osó grabarlo a su salida de la nunciatura en el momento en que un hilo grueso liquido no sabemos si agua o sudor mojaba la parte más baja de su abdomen y presuroso avanzaba entre  sus pantalones…

Hay gente que un poquito de poder  los muta  a  semidioses, esta apreciación no es nueva en el suceder histórico mundial. Los registros de ejecutorias gubernamentales, aun en continentes distintos, dan cuenta de acciones dirigidas a limitar el pluralismo político, no admitir  diferencias en la opinión  e   imponer la supremacía  del pensamiento político único, también guardan relatos que describen similitud en los momentos finales al ejercicio gubernamental… Todas las puertas traseras, traspatios, solares y callejones tienen sus quince minutos de edén cuando la gloria que dimana del poder deformado cesa,  y ellos  exageradamente fieles sirven de corredor a la huida vergonzosa e intempestiva…¡ Cuán mágicas y maternales resultan las ventanas angostas, las casas de los amigos pobres   y los ductos del albañal para el consuelo de los otrora gigantes que ahora deben morar  entre escondrijos y  madrigueras¡
…El mundo es un “Porfiado”, no importa ¿Cómo? y ¿Por cuánto tiempo le coloques en la posición de tu interés?, a costa de transgredir su naturaleza y su ser, es decir su ethos, parafraseando a los clásicos Griegos. Así que, tal como lo enblematiza el Porfiao desde sus lecciones de “Persistencia y Determinación”  no es posible reinar por siempre entre pobladores hambrientos y desesperanzados. Ya lo dijo Pitágoras (569 aC- 475 aC) hace tiempo, lo que sucede es que muchos aún no se enteran  “Todos los valores retornan a sus bases”…
 

Share